Limpiar el horno con bicarbonato fácil y de manera sostenible

Vida Zero Waste
Limpiar el horno con bicarbonato fácil y de manera sostenible

Si eres cocinitas y te gusta experimentar, seguramente el horno sea uno de tus mejores aliados. Aún así, es probable que algunas veces evites usarlo solo por lo engorroso que puede ser limpiarlo después. Es cierto, limpiar el horno puede dar mucha pereza pero si sigues estos truquitos aprenderás a limpiar el horno con bicarbonato de manera rápida, fácil y lo más importante...de la manera más sostenible posible con ingredientes básicos y muy económicos.

Material necesario para limpiar el horno con bicarbonato y vinagre

  • Agua
  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre
  • Un vaporizador: Puedes reutilizar la botella de algún producto que se haya terminado o una botella con pulverizador
  • Un cuenco y una cuchara
  • Un estropajo: Te recomendamos los estropajos de luffa y los estropajos de cobre por si hay que rascar alguna mancha concreta. No te preocupes, ya que ninguno de los dos raya las superficies
  • Una bayeta: ¿Sabías que existen bayetas compostables y respetuosas con el medio ambiente? Nuestras bayetas absorbentes están hechas de algodón y celulosa y funcionan igual de bien (o incluso mejor) que las bayetas sintéticas

Pasos a seguir

1. Prepara la mezcla

En un cuenco, mezcla media taza de bicarbonato de sodio con un poco de agua. Ve añadiendo agua a ojo con una cuchara hasta que te quede una consistencia de pasta granulada. Mejor añade poco a poco para no pasarte, aunque si pones más agua, siempre puedes echar un poquito más de bicarbonato sin problema.

2. Saca todas las partes extraíbles del horno

Seguramente tienes bandeja y rejilla. Sácalas y humedécelas con agua caliente para que los restos incrustados empiecen a reblandecerse. Después, imprégnalas con la pasta de bicarbonato y déjalas reposar en el fregadero mientras sigues con el siguiente paso. ¡Con media horita será suficiente!

3. Impregna el interior del horno con la mezcla

Utiliza la pasta de bicarbonato para cubrir por completo todos los rincones del horno, incluso aquellos que puedan parecerte limpios y déjalo actuar unas horas. Una buena idea es dejarlo durante toda la noche (unas 12 horas), ya que el bicarbonato de sodio necesita tiempo para hacer efecto. Si ves que el bicarbonato va cambiando de color, es buena señal ya que significa que está absorbiendo toda la suciedad del horno.

Echar la pasta en el horno

4. Retira la pasta

Después de dejarlo reposar unas 12 horas es momento de utilizar el estropajo. Dependiendo de lo que mejor se adapte a ti puedes usar un estropajo más duro como los de cobre, en las zonas en las que todavía quedan algunos restos incrustados, pero también puedes utilizar estropajos blandos, como el estropajo de luffa. Retira toda la pasta, ve enjuagando y escurriendo el estropajo tantas veces como sea necesario hasta dejar el horno sin restos de bicarbonato.

5. ¡El truquito final!

Rellena el pulverizador con un poquito de vinagre y humedece el interior del horno. Esto te ayudará a retirar los restos de bicarbonato y grasa que todavía se resisten. Si hace algo de espuma es normal, es la reacción del vinagre con el bicarbonato. Utiliza la bayeta para retirar el vinagre y los restos de espuma.

Para la ventana del horno puedes seguir el mismo proceso, aunque al igual que con la bandeja y la rejilla, con media horita suele ser suficiente.

Por último, solo te falta secar bien el horno con un paño seco y dejar la puerta abierta para que termine de irse la humedad completamente.

Y voilà! Ya tienes el horno reluciente y listo para seguir preparando tus mejores recetas. 

Ya conoces nuestra forma de limpiar el horno sin tóxicos y utilizando productos que ya tenemos en casa, como el bicarbonato, estropajo de luffa o las bayetas. Puedes encontrar todos estos productos en nuestra tienda :-)

¿Cómo no tener que limpiar tan a menudo el horno?

Cómo decían nuestras abuelas: El más limpio, no es el que más limpia, sino el que menos ensucia.

Además, a nosotros nos resulta muy útil usar nuestra lámina para hornear. Se trata de una lámina reutilizable de silicona platino especial para horno, que nos ayuda a cocinar de forma más limpia y sin generar ningún residuo.

Es una forma sencilla de minimizar residuos en la cocina ya que sustituye al papel de horno de usar y tirar. De esta manera limpiar el horno después de cada uso es mucho más rápido ya que no ensuciaras el horno en sí, sino la lámina de silicona, que se limpia muy fácilmente. Además, es muy resistente y te durará para toda la vida.

Ahorros con el uso del horno

Una manera muy fácil para ahorrar energía y tiempo, te recomendamos que aproveches cada vez que enciendas el horno para cocinar varias preparaciones a la vez (por ejemplo verduras y patatas al horno en una bandeja y pizza, pan o galletas en otra).

Horno lleno

Y esto es todo, ¡Esperamos que te hayan servido estos consejos y que los compartas con más personas!

Edito Marzo 2021: Este mes hemos traído un nuevo producto que viene de maravilla para este tipo de limpieza, la pastilla efervescente desengrasante de Baula, ¡para limpiar sin tener que tirar una botella cada vez!

Añadir un comentario